21 de junio de 2010

Ampelmann World





Por el año 1961, un psicólogo Berlinés creó el Ampelmann, un muñeco similar a un policía que durante años simbolizó el respeto a la ley en Berlín oriental. Después de la caída del muro y la reunificación alemana, a finales de los años 80, quisieron ‘retirar’ la figura, y esto provocó un gran escándalo entre los habitantes del lado oriental.

Ahora todo el mundo vive al lado de uno, tal y como lo desearon y millones de turistas lo fotografían.

Hay rincones que dependiendo del ángulo puedes ver hasta seis en la misma esquina.

Estos son para mi consentido Gonzalo, el me lo hizo descubrir y yo me pasé cinco días buscando semáforos.

Gracias Gonzalo, por compartir, sentir y estar.

Photo By Penélope Sierra


FE DE ERRATAS
Por 24 horas el título del post y nombre de este personaje estuvo incorrecto, pues su nombre es tal y como aparece ahora: "Ampelmann".
Les pido una disculpa, y me apremio a cambiarlo. De nuevo las gracias a Gonzalo, por advertirme de mi despiste indisculpable.
Hacer un post requiere de contemplación, cotejo y tiempo, pues si no se hace con esa disposición, ocurre esto.

Gracias y un abrazo.



18 comentarios:

  1. Bien, qué poco he tardado en encontrar los semáforos...
    Lo malo de tu blog es que me dan unas ganas de coger la cámara que ni te cuento. Y así, así como así... renovar mi picasa y mis otros bancos de imágenes.

    Gracias por este trocito de historia... y por el "cacho" fotografías. Tremendo descubrimiento.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Penélope...
    MUCHÍÍÍÍÍSIMAS GRACIAS!!!

    algo me esperaba, pero... eres de las que sorprenden.

    Que buenas fotografías (vaya azul!!) y cuantos "Ampelmann". Que genial ciudad Berlín, verdad?

    Tú si que has sido un descubrimiento, Tú si que haces compartir, sentir y querer estar.

    Un beso "consentido"
    (como me ha gustado este calificativo!)

    ResponderEliminar
  3. Que si cuento bien.. cinco,seis...ocho Ampelmann!
    Bellísima fotografía!
    A propósito... no conocía las figuras,gracias por desaznarme...

    ResponderEliminar
  4. Pues si ocho, jaja, me gustó mucho, un besito Al.

    ResponderEliminar
  5. Penélope:

    A través de tu bella fotografía nos llevas a un breve pero no menos importante paseo por la historia de Berlín; hay símbolos de los pueblos que se resisten a los ires y venires de las eternas e inacabables disputas políticas y este "Appelman" es una muestra de ello.
    Como siempre, tú nos dejas con un poco más de sabiduría con cada nuevo tema que nos regalas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Gonzalo gracias a tí, que eres delicado, afable, divertido y además educado... Si eso ya no existe!!, y encima tienes la capacidad y competencia para hacer sentir a quien te lee y te observa.

    Eso se llama, genialidad.

    Un abrazo-ampelmann y de los grande.

    ResponderEliminar
  7. Gracias Gustavo, Berlín te deja llena de misterios y la libertad de quererlos o no, descubrir.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Penélope... dices:
    -"... despiste indisculpable"-.
    Indisculpable?!!

    A ti, se te perdona todo, guapa! maxime reconociéndo una "errata" tan pequeñita;
    (ni falta hacía que la hubieses mencionado despues de subsanarla) pero...
    eres así de legal.
    Esto te honrra, aún más.
    FELICIDADES!!

    Un besazo

    ResponderEliminar
  9. Que hoy estoy "sensibilona", no me hagas más halagos que la lágrima ya va a medio camino de la mejilla.

    Penélope-Beso

    ResponderEliminar
  10. Hi... Looking ways to market your blog? try this: http://bit.ly/instantvisitors

    ResponderEliminar
  11. Qué interesante! Y qué buena historia para compartir! Muy interesante lo de los muñequitos...

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  12. Increíbles Ampelmanns inmersos en tiempos azules.
    Hablando de “Hombrecitos del Semáforo”, he visto por ahí, en You Tube una animación muy buena, donde un Ampelmann, aburrido de hacer siempre lo mismo (cruzando decididamente cuando está en verde; y cuando está en rojo con los brazos extendidos para indicar que nadie debe cruzar), decide montar todo un show para estupefacción y goce de los transeúntes.
    Voy a buscarlo y regreso con el link.
    Gracias por esta curiosa e interesante información.
    Un beso azul.

    ResponderEliminar
  13. Un error lo tiene cualquiera, y rectificar es de sabios

    enhorabuena por tu blog

    ResponderEliminar
  14. Gracias por ser complaciente, y que maravilla tú blog, desde elección en los post y de las imágenes que abrazan cada uno de ello y como expresas lo que sientes.

    Bendita locura, este espacio que sigo con más ganas cada día.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  15. Los pequeños detalles de los países me encantan y más una fotografía con una historia que contar.

    Gracias Penélope.

    ResponderEliminar
  16. Detalles, pequeños, verdaderos y con una razón de ser.

    Un abrazo, Topcat.

    ResponderEliminar
  17. Genial, no conocía la historia, peroúltimamente hemos observado con agrado que en nuestra ciudad algunas de estas figuras son chicas, por fin.
    "Hacer un post requiere de contemplación, cotejo y tiempo"...creí leer cortejo, y ahora veo que es cotejo. Me gustaba que hacer un post requiriese cortejar las palabras. Un saludo

    ResponderEliminar

Volados