7 de enero de 2011

El Bicho






¿Teméis no amarme siempre?
No. Que no me permitas siempre amarte.





La vida privada de Elisabeth y Essex.

Photo Penélope Sierra



20 comentarios:

  1. Un temor efímero pero profundo.

    El Bicho, desnudo, como su voz, como sólo quien se mete de lleno en su creación sabe despojarse de todo y quedar adornado sólo por el arte grabado en su piel: su vida.

    Besos, Penélope, muchos

    ResponderEliminar
  2. El amor siempre està. siempre.

    Pero a veces, perdemos su rastro.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué foto Penelope!, y yo que a veces busco por internet fotos de desnudos para pintar, éste desnudo de espalda lo encuentro una belleza.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Todo,la fotografía y el juego de palabras, me encanta... buen año :) ...saludos!

    ResponderEliminar
  5. Ah... que foto! :))
    Que palavras tão apropriadas...

    Beijos ternos.

    ResponderEliminar
  6. Que bueno el texto, Penélope
    (como la fotografía -por supuesto-)
    Ahora, cabe reflexionar en cual de las dos frases me encuentro.
    Uys! que miedooooooooooooooooo.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  7. Esta vez me quedo con las letras, primero. Con la imagen, antes... con la música, ahora.
    Vuelvo, tras un punto y seguido, tras un receso emocional y "cancional" a leer la foto, a contemplar el texto. Me gusta todo lo que haces, lo que tocas, lo que te dicta ese punto de mirada; de mirada infinita.

    Tus fotos son caricias al arte. Tus textos, una tormenta perfecta que descarga letras de las que empapan y corrigen nuestras emociones.

    Es emocionante, siempre, saberte delante de una letra y adivinarte persiguiendo ese instante preciso. Y precioso. Sí.

    Felicidades...

    Mario

    ResponderEliminar
  8. bonjour Penélope,c'est une très belle réflexion !

    ResponderEliminar
  9. Independientemente del permiso, el amor se lo siente... de ahí el sufrimiento que genera muchas veces.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  10. Mil gracias, Penélope, por tu cariño!!!!!
    Mucha felicidad durante este nuevo año, y todos los años venideros.
    Te abrazo fuerte, fuerte.

    ResponderEliminar
  11. Penélope, muy hondas las palabras y sugerente la fotografía.

    (aquí es verano, hace demasiado calor, estamos en receso, pero esa espalda... )

    Buen año!

    ResponderEliminar
  12. Hermosas fotos, me han gustado mucho.
    Un placer conocerte.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  13. me ha gustado mucho la foto y el texto....

    ResponderEliminar
  14. El diálogo es una preocupación permanente por el amor, la foto tu deleite constante en la indagación del mismo partiendo de la feminidad de tus sentidos, extasiándote en el juego de la luz en el ritmo binario del positivo y del negativo y su encarnación en la epidermis del cuerpo y del espíritu. Fuerzas al expresionismo a retornar a lo humano y a lo humano a desbordar los límites de su expresionismo.
    Imposible dejar pasar por alto, así sea una mera formalidad, lo del primer beso del año. Esa es tu magia, fundir tu trabajo y tu modo de ser siempre en un primer beso y con puntos suspensivos que crean esa sublime dimensión donde la vida agradece y se exalta por ser vida.
    Mi inmenso abrazo Artista!!!

    ResponderEliminar
  15. Nada mejor, vuelvo de vacaciones, entro en este rincón y como siempre enriqueces mi alma, belleza en la fotografía, pasión con el texto, y mientras admiro, escucho esta canción que nos pones de voz penetrante...
    Gracias Penelope..te envio un gran abrazo

    ResponderEliminar
  16. Lo que temo es justo lo contrario, amarte siempre. ..y que no me alcance.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  17. Parto mi comentario a la altura de la fotografía que encierra el misterio de un claro oscuro que pone de manifiesto la fortaleza del tronco humano; el brazo izquierdo y la espalda del Bicho resaltan en una fotografía que me remite a los antiguos helenos que tenía su admiración por la belleza del cuerpo humano. Pero, Penélope, tú captas otros elementos que van más allá de lo humano y tienen conexión con lo simbólico o lo misterioso. Los tatuajes marcan un estado de identificación con algo, un simbolismo que está al nivel de lo subjetivo y que pone la historia de la humanidad y sus mitos, sus símbolos o sus tabúes, al nivel de las inquietudes de lo meramente humano. Un misterio que se conecta después a la incertidumbre constante que acompaña a hombres y mujeres desde tiempos inmemoriales a través de la pregunta: ¿Teméis no amarme siempre? Y luego la respuesta que no se aleja del existencialismo humano: “No, que no me permitas siempre amarte”. El amor es la constante, vence y se hace grande, se convierte en motivo de felicidad y en la excusa para la carne; el amor en sí mismo, como sentimiento, aflora en una especie de Marcha triunfal y avanza por la avenida de los sentimientos más puros para copar totalmente a quien le alberga en su corazón, pero, somos volubles y nos asalta la duda, nos desestabiliza la rutina y podemos sucumbir, sin embargo, luchamos para que la sinrazón y el desamor no nos aplaste. El amor entre seres humanos es una maravilla y, empero, tenemos miedo de si podemos amar o si podemos ser amados por siempre jamás. En cualquier caso Carpe Diem.
    Penélope, tú eres el lado claro de la belleza!!!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  18. Llevo mucho tiempo, demasiado, sin ver tu trabajo y lo primero que pienso es en el increíble don que tienes, el arte y la belleza de tus fotografías y tus palabras no son mas que el reflejo de ti y de tu fuerza.

    ResponderEliminar
  19. Que buena la frase... Un fin de semana más estoy por aquí. Navegando entre tus cosillas. Genial.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Me gusta, sobre todo la respuesta...
    Y la foto por supuesto.

    Besos y sonrisa.

    ResponderEliminar

Volados